Pulverizadores y atomizadores STIHL para proteger los cultivos

Una mera cuestión de aplicación

Pulverizadores y atomizadores

Si hablamos de cultivos y de cómo protegerlos y cuidarlos, STIHL tiene la solución tanto para los particulares aficionados como para losusuarios profesionales con la gama de atomizadores y pulverizadores. Acompañadas con unos accesorios muy bien pensados, las máquinas tienen muchas posibilidades: para enfrentarse a las malas hierbas, para aplicar el abono a las plantas en invernadero o para luchar contra posibles plagas en los viñedos, por decir algunos casos. El manejo de estas máquinas es además sencillo y cómodo.

La elección entre un atomizador o un pulverizador depende, en términos generales, del tipo de planta y de la superficie para la que se necesite utilizar. Te damos unos pequeños consejos, así que continúa leyendo.

Pulverizadores STIHL

Pulverizadores STIHL

Usos:

Plantas y flores en macetas y jardineras, plantas y árboles jóvenes, hortalizas y macizos de plantas ornamentales, pequeños arbustos y pequeños árboles.

• Tratamiento preciso de plantas bajas y de plantas que se cultiven de forma individual y que sean más bien sensibles.

• Al bombear aumenta la presión sobre el líquido ubicado en el depósito y es pulverizado a través de una boquilla.

• Tanto para exteriores como interiores: en la casa, en el jardín, en superficies medias cultivadas (bancales) e invernaderos.

• Para esparcir líquidos (pesticidas, tónicos de enraizamiento, fertilizantes).

• Recomendado para el tratamiento de malas hierbas, ya que evita que el viento disperse el chorro.

 

Atomizadores STIHL

Atomizadores STIHL

Usos:

Plantas altas de verduras, viñas, arbustos y árboles.

• Tratamiento de plantas altas con gran densidad de hojas.

• El motor de gasolina activa la turbina, crea una corriente de aire y levanta las hojas. El líquido se dosifica en la corriente de aire.

• Uso exclusivamente en exteriores: en plantaciones de verduras y frutales, viñedos y viveros.

• Para esparcir líquidos (pesticidas, tónicos de enraizamiento, fertilizantes), granulados, semillas o polvo.

• No se recomienda para tratar malas hierbas ya que se produce una elevada dispersión del chorro por el viento.