Cuidado del césped en verano

Tanto si es un verano especialmente caluroso como si viene cargado de tormentas, tu césped tiene mucho con lo que lidiar. Te mostramos las formas más eficaces de cuidar el césped en verano para tenerlo preparado y protegido durante la época de más calor.

Battery, AP-System, AP, AR, Private users, Private, leisure gardeners, occasional users, Garden , Meadow

Cómo regar el césped en verano

El riego del césped es una de las medidas de mantenimiento más importantes y se debe tener en cuenta durante todo el año, aunque especialmente en verano, que llueve poco. Dependiendo de la luz solar, la intensidad del calor y el viento, tendrás que adaptar tanto la frecuencia como la cantidad de riego. La norma recomienda realizar riegos intensos en lugar de superficiales. La frecuencia vendrá marcada por las condiciones ambientales de la zona donde esté el jardín.

¿Cuánta agua necesita mi césped?

En general, el mantenimiento del césped en verano implica regar abundantemente y no realizar riegos superficiales. Sin embargo, es importante recordar que regar el césped en verano puede ser perjudicial si se hace en exceso, ya que desplaza aire de los poros del suelo y hace que se pudran las raíces. Toma una muestra del suelo y huélela: si huele mal o es de color azul grisáceo, es muy probable que esté anegada, asfixiada y necesite cuidados adicionales para recuperarse.

Consejos para regar el césped en verano

  • Tanto la frecuencia como la cantidad de riego va a depender del clima y las condiciones ambientales del lugar donde esté el jardín. La norma recomienda riegos profundos, no superficiales. En los picos de calor puedes necesitar regar a diario, mientras que en períodos con menos temperatura, puedes regar días alternos.
  • Suelo arcilloso: los suelos ricos en arcilla tienden a endurecerse en verano, por lo que es posible que necesiten un poco más de cuidado. Si el suelo no puede absorber el volumen total de una sola vez, riega menos, pero dos veces seguidas, una después de la otra (o al día siguiente) y no lo vuelvas a hacer hasta la siguiente semana.
Primer plano de un césped verde bien cuidado al sol
  • Asegúrate de regar uniformemente. Cuando cuidas del césped, lo último que quieres es que el calor del verano seque distintas áreas de hierba. Puedes utilizar un medidor de humedad del suelo para comprobar que el césped está suficientemente hidratado en toda su superficie.
  • Riega temprano por la mañana o por la tarde noche, ya que el sol fuerte y directo del verano puede quemar el césped húmedo.
  • Si tienes árboles, arbustos o setos que crecen alrededor del césped, aumenta la cantidad de agua cuando riegues.
  • En caso de calor extremo en pleno verano, tu césped necesitará cuidados adicionales: aumenta la frecuencia de riego en función de la zona de España en la que te encuentres y las condiciones ambientales de la misma. En la zona centro y mesetas, por ejemplo, necesitarás dos riegos diarios (a primera hora de la mañana y última de la tarde) en los días más calurosos para que tu césped sobreviva al calor.

Comprobación de la humedad del césped

En los veranos secos es vital asegurarte de que tu césped tiene suficiente agua. Si no tienes un medidor de humedad a mano, puedes comprobarlo colocando varios tarros de mermelada en distintos puntos de tu jardín. Si la hierba ha recibido suficiente cantidad debería haber alrededor de 2 cm de agua en todos los tarros después de la lluvia o del riego. A partir de ahí, y tras varias pruebas, podrás medir las necesidades de agua para que tu césped no sufra el estrés térmico del verano dándole lo que necesita para que sobreviva a las altas temperaturas.

Otro método para analizar la humedad de la tierra es introducir una cuchilla o pala dura en distintas partes del suelo para extraer una muestra de tierra a una profundidad de unos 10 cm. En verano, en un césped bien cuidado, la tierra más profunda debe estar húmeda (no mojada) y la parte superior, de 1 a 2 cm, debe estar seca; nunca debe ser al revés. Si la muestra está húmeda en la parte superior y seca por debajo, el agua no llega adonde es necesario.

Errores comunes en cuanto a los cuidados del césped en verano

Cuando se trata de regar en verano, el error más común es hacerlo con demasiada frecuencia y de forma insuficiente. Muchas personas siguen un programa para el cuidado del césped que implica regar ligeramente el césped todas las noches durante los días calurosos, pero esto causa problemas a largo plazo. Esto se debe a que la hierba seca del césped es la que más se encharca y el agua solo profundiza unos pocos milímetros de tierra, en el mejor de los casos. Con el tiempo, la hierba responde concentrando sus raíces cerca de la superficie del suelo, lo que la hace especialmente vulnerable al estrés estival. Otro efecto es que la paja del césped se acumula rápidamente y empieza a ser dominante impidiendo que la humedad llegue a la tierra bajo la superficie, lo que provoca que el  césped tenga “adicción” a la humedad y necesite ese riego diario para que la hierba no se vuelva a amarilla rápidamente. Si ha ocurrido esto, además será un césped más vulnerable a las enfermedades fúngicas.

RM-RMA339C-EU-AW-002

Cuándo cortar el césped en verano

El césped alcanza su máxima actividad a principios de verano, por lo que rebosará fuerza y crecimiento. Esto significa que puedes cortar el césped cada cuatro o cinco días cuando comience el verano. De hecho, cortar el césped a menudo fomenta un crecimiento más frondoso, estimulando la hierba para que desarrolle nuevos brotes laterales. Aunque casi más importante que la frecuencia de corte, es cortar el césped a la altura correcta.

¿Cuál es la mejor altura para el césped en verano?

Cuanto más altas sean las temperaturas, más largo debe dejarse el césped para proteger las hojas sensibles: Corta el césped a 4 o 5 cm en zonas soleadas y a entre 5 y 7 cm en zonas en sombra. Si se prevé una ola de calor, el césped que está al sol puede dejarse más largo para que las hojas se hagan sombra entre ellas. Como norma general, no debe cortarse más de un tercio de la longitud en cada corte para evitar quemaduras y manchas poco estéticas. Utiliza siempre un cortacéspedes con las cuchillas afiladas y asegúrate de que el suelo esté seco.

Una gran superficie de hierba verde con árboles altos en la distancia, una pared de piedra seca en el fondo y una valla

Los cortacéspedes STIHL, máxima precisión de corte

Si has descuidado el mantenimiento del césped durante un tiempo, es posible que tengas que cortar la hierba antes de que llegue el verano. Hazlo en varias pasadas, primero con el ajuste de corte más elevado posible y luego con uno más bajo. Todos los cortacéspedes STIHL tienen regulación de la altura de corte para que puedas ajustar el corte a la altura adecuada para tu césped.

Una parcela de hierba con una casa en un árbol, una mesa y sillas de jardín verdes y árboles adultos de fondo

¿Qué puedo hacer con las marcas en el césped?

Especialmente en verano, si las hojas de césped no vuelven a levantarse después de haber pisado sobre ellas, esto puede indicar una falta de hidratación. Echa un vistazo a tu rutina de riego y plantéate un programa semanal con una cantidad de entre 20 y 25 l por metro cuadrado (cantidad y frecuencia variable en función de las condiciones metereológicas y ambientales del jardín).

Cómo abonar el césped en verano

A principios del verano, casi se han consumido los nutrientes de los fertilizantes utilizados en primavera. Para mantener tu césped durante la temporada de los agitados partidos de fútbol y barbacoas, te recomendamos que vuelvas a fertilizar al principio del verano. De hecho, incluso los céspedes que no tienen este tipo de actividad pueden beneficiarse de un extra de vitaminas en estos momentos, ya que el corte frecuente a principios de la temporada implica que muchos de los nutrientes de la hierba se pierdan en los recortes, ejerciendo mucha tensión sobre el suelo a largo plazo. Por eso es tan importante devolver nutrientes vitales al césped en verano y la mejor manera de hacerlo es añadiendo un fertilizante mineral.

El fertilizante adecuado para el verano

A la hora de elegir el fertilizante adecuado para el cuidado del césped durante el verano, debe observarse que contenga los siguientes componentes:

Ingrediente activo Descripción
Potasio (K) Aumenta la resistencia a las plagas, regula el metabolismo de las plantas
Fósforo (P) Refuerza el crecimiento de las raíces y ayuda en la protección contra las heladas
Magnesio (Mg) Favorece la formación de clorofila durante la fotosíntesis y garantiza que el césped tenga un color verde intenso
Calcio (Ca) Estabiliza las paredes celulares de la hierba y ayuda a las plantas a absorber los nutrientes del suelo
Nitrógeno (N) Fomenta la división celular y, por lo tanto, la regeneración de todas las partes de la planta. Estimula el crecimiento del césped

Es importante que estos minerales y nutrientes estén presentes en la proporción adecuada. Además de necesitar una gran cantidad de nitrógeno para crecer sano y frondoso, el césped también requiere altos niveles de magnesio y calcio para resistir tanto el calor extremo como las tormentas de verano.

Consejos para abonar el césped en verano

  • Abona el césped antes de que llegue el calor intenso. Lo ideal es fertilizar el césped en mayo/junio para prepararlo     para el cálido verano que se avecina.
  • Fomenta el crecimiento utilizando fertilizantes de liberación lenta; con ellos, la hierba crece lentamente durante el verano y se vuelve más gruesa y resistente.
  • Utiliza un sistema de aspersión para regar el césped de forma generosa pero cuidadosa después de la fertilización.

Resumen: Cuidados del césped en verano

  • Riega generosamente aumentando la frecuencia según aumenta la dureza del calor. En el centro de España puede requerir riegos diarios a primera hora de la mañana y última de la tarde, por ejemplo.
  • Las zonas aplanadas del césped pueden indicar una hidratación insuficiente.
  • Comprueba periódicamente los niveles de humedad del césped y ajusta los requisitos de riego en consecuencia.
  • Corta el césped al menos una vez a la semana en verano, reduciendo     la altura de la hierba un tercio cada vez. El césped al sol debe tener entre 4 y 5 centímetros de altura. Durante las olas de calor intenso, también puede dejarse el césped ligeramente más alto.
  • El césped en sombra debe tener una altura mínima de 5 cm.
  • Abona el césped en mayo/junio para prepararlo para los picos de calor del verano.