Trabajos de jardinería en invierno

Las plantas entran en parada vegetativa durante el invierno, pero el jardín sigue necesitando cuidados. Te ofrecemos un resumen de los trabajos de protección y preparación de tu jardín para la época más fría del año.

a formal garden designed with clipped box hedging and a bay tree lawns stone walls and paths covered in snow

Trabajos de jardinería en invierno: preparación para el invierno

A medida que desciende la temperatura, el jardín comienza su descanso invernal, pero eso no significa que no haya nada que hacer. Debes trasladar las plantas en macetas al interior o protegerlas, ya que es difícil encontrar plantas que aguanten las heladas. Vigila la nieve, que tiene ventajas y desventajas: una capa de nieve puede proteger las verduras de invierno y los arbustos de las heladas nocturnas, pero también es muy pesada y puede romper y dañar ramas, hojas, etc. Mientras que las variedades perennes como el bambú, laurel cerezo y tuja no tienen ningún problema con una ligera capa de nieve en polvo, las acumulaciones más pesadas deben retirarse o barrerse. Los estanques e invernaderos también deben mantenerse libres de nieve.

A STIHL RM 448 TC petrol-driven lawnmower and other garden power tools stored neatly in a garage

Trabajos de jardinería en invierno: almacenamiento de tus máquinas

Recomendamos almacenar con cuidado los dispositivos y las máquinas que no vayas a utilizar durante los meses de invierno. Revista tu robot cortacésped, las motosierras y los cortasetos y límpialos antes de guardarlos de forma segura y correcta.

Si tienes una fuente de agua en tu jardín, es una buena idea ponerla en tu lista de trabajos de principios de invierno: cierra el suministro del grifo desde el interior y déjalo funcionar hasta que se vacíe por completo, para asegurarte de que no queda agua que pueda congelarse y agrietar la tubería. Vacía también la manguera del jardín y guárdala, junto con cualquier regadera, en un lugar protegido contra las heladas.

Este es un buen momento para retirar las pajareras, quitar nidos viejos y limpiarlos con agua hirviendo. No es inusual que las aves se congreguen en estas pajareras en busca de calor en invierno, así que haz que sean un lugar libre de plagas que puedan volver a ocupar en primavera.

Cuando haya escarcha en el suelo, te recomendamos que evites pisar la hierba al trabajar en el jardín. Una vez congeladas, debido a su gran cantidad de agua, las hojas se romperán fácilmente bajo tu peso. Esto se traducirá en la aparición de un camino fangoso en invierno y, cuando el clima sea más cálido, en huellas amarillas.

Las hojas caídas ofrecen un aislamiento natural para el invierno

Un estupendo consejo para el cuidado del jardín en invierno es utilizar las hojas de otoño sobre el terreno. Crea una gran capa protectora sobre los parterres y debajo de los arbustos, que mantiene la tierra húmeda y protegida de las heladas. Las plantas delicadas y jóvenes se benefician especialmente de esta capa protectora, y debajo de los arbustos puedes incluso mantener las hojas con una capa gruesa de más de 5 cm. Para evitar que el viento las sople de vuelta al jardín, esparce tierra sobre las hojas si es necesario.

Las plantas perennes resistentes a las heladas, como el tomillo y la lavanda, se benefician de una ligera cubierta de broza de pícea o abeto, que las protege contra la transpiración y el secado. Si tienes rosas en el jardín, ten en cuenta que la unión del injerto justo debajo del suelo es vulnerable; apila algo de tierra o coloca un poco de broza de abeto para protegerla.

Battery, AK-System, AK, Cordless blower BGA 57, Private users, Private, leisure gardeners, occasional users, Garden , Meadow, Safety glasses, professional, ADVANCE Super Fit

Preparación del jardín en invierno: recoger las hojas del césped


Si ell césped pasa el invierno cubierto por una capa de hojas, puede ser víctima de enfermedades fúngicas, lo que te ocasionará trabajo más adelante. En lugar de rastrillar el césped, te recomendamos que pases el cortacésped sobre las hojas que hayan caído antes de la primera helada. Al hacerlo, el depósito de recogida de hierba se llenará de una mezcla de hierba y recortes de hojas. Esto produce un excelente compost que puedes utilizar como abono. Ten en cuenta que las hojas de roble tienen un alto contenido en ácido tánico y no se descomponen rápidamente. Aunque quizás no quieras añadirlas a tu compost, se pueden utilizar como mantillo alrededor de los rododendros. 

Puedes esparcir follaje sobre los arriates y debajo de los arbustos con un rastrillo, aunque un soplador facilita todavía más el trabajo. Cuando comience la temporada de jardinería del próximo año, la mayoría de ellas se habrán roto y todo lo que quede se podrá compostar.

Cualquier verdura cosechada y almacenada antes del invierno debe revisarse regularmente en su lugar de almacenamiento. Retira las verduras podridas o cualquier otro moho que se haya desarrollado antes de que afecte a toda la cosecha, lo mismo se aplica a las verduras cosechadas en invierno.

Para todos los demás trabajos de cuidado del jardín en invierno hemos preparado una guía mensual. 

Algunas plantas de invierno de exterior

  • Fragrant viburnum (viburnum bodnantense "Dawn"): en inviernos suaves, desde noviembre
  • Nogal de las brujas (especies Hamamelis): de enero a marzo, antes de que nazcan las hojas
  • ·Jazmín de invierno (Jasminum nudiflorum): de diciembre a febrero
  • Rosa de cuaresma (Helleborus orientalis): de febrero a finales de marzo
  • Rosa de Navidad (Helleborus niger): dependiendo del clima, florece de diciembre a finales de febrero.
  • Ciclamen de hoja redonda (Cyclamen coum): de febrero a abril
  • Campanilla de invierno (Galanthus nivalis): enero y febrero
  • Acónito de invierno (Eranthis hyemalis): febrero y marzo
  • Cerezo otoñal (Prunus subhirtella Autumnalis): de enero a abril y, en invierno suave, desde noviembre
  • Brezo (Erica carnea): de febrero a abril
  • Winter mahonia (Mahonia x medios Winter Sun): de enero a marzo
I-WINTER_GARTENTIPPS-IM-001

Trabajos de jardinería en invierno: qué hacer en diciembre

Mientras el tiempo sea suave y no se prevean heladas, puedes dejar al aire libre variedades robustas en macetas como adelfas y agapantoideas. Deberías retrasar al máximo el traslado de estas plantas al interior en invierno, ya que un hábitat invernal demasiado cálido y oscuro es estresante para ellas. Las variedades mediterráneas soportan fácilmente temperaturas de alrededor de 0 °C, mientras que las adelfas y aceitunas pueden soportar incluso temperaturas de hasta -4 °C. Por lo tanto, son plantas que aguantan la primera helada al aire libre si se mantienen cerca de la casa y se cubren con una sábana o con un envoltorio de plástico.

Suele hacer más calor de nuevo después de la primera helada, a menudo incluso hasta diciembre, en cuyo caso no hay que preocuparse. Pero no pierdas de vista el pronóstico del tiempo: si llega un nuevo periodo de heladas prolongado, es hora de poner tus macetas a cubierto.

Arreglar tus jardineras de rosas es otra tarea que debes realizar en diciembre, añadiendo una capa de tierra o mantillo de corteza. Las coníferas, los arbustos de boj, el bambú, el laurel cerezo y otras plantas leñosas son resistentes por sí mismas, aunque si las cultivas en macetas necesitarán protección invernal para evitar que se sequen, así como una congelación y descongelación sucesiva que dañe sus raíces. Para ello, coloca las macetas sobre tejas de poliestireno y envuélvelas en yute, arpillera o plástico de burbujas. No olvides regarlas en días sin escarcha; después de todo, las plantas perennes continúan su actividad durante el invierno y el suelo suspende el suministro de agua con la escarcha.

No recortes demasiado los tallos secos. Aunque a menudo se rompen con el frío, forman una útil capa protectora suelta sobre los parterres, además de servir de refugio a muchos insectos. Las excepciones a la norma son los lirios de día, asters, geranios, hostas y mantos de la dama. Estas variedades tienes hojas suaves que se pudren enseguida, por lo que hay que cortarlas dejándolas a unos centímetros por encima del nivel del suelo.

Un mantillo leñoso que se extiende por el suelo alrededor de las plantas.

Consejo de jardinería en diciembre: proteger los huertos de invierno

Aunque es buen momento para sembrar verduras de invierno en tu jardín, no te olvides de añadirles una capa protectora, por ejemplo, de hojas caídas.


El cuidado del jardín en invierno puede incluir el cultivo de verduras. Los puerros, la col y muchas otras son plantas que aguantan las heladas y proporcionan vitaminas frescas incluso en invierno. Algunas variedades de verduras, como las espinacas y los canónigos, necesitan una capa de lana para estar protegidas de las heladas nocturnas.

Algunas variedades, como coles y puerros, pueden quedarse en el arriate donde los sembraste en otoño. Aunque los puerros se mantienen frescos en el suelo, tenemos un consejo para facilitar la cosecha durante toda la temporada: mueve los puerros en crecimiento a un lugar conveniente. Para ello, espera a un día sin escarcha para desenterrar los tallos de puerro con sus bolas de raíces y, a continuación, mételos en tierra en una caja grande o cubo con orificios de drenaje. Colócalos en un lugar protegido cerca de una pared y podrás cosecharlos directamente desde tu puerta trasera. También te ofrecemos un resumen de cómo puedes preparar tus otros parterres para el invierno.

Trabajos de jardinería en invierno: cuidar los árboles frutales

En particular, con los cambios de temperatura los árboles frutales jóvenes corren el riesgo de que se quiebre su tronco inferior. Estos puntos de rotura son muy vulnerables a enfermedades y hongos.

Primer plano de un tronco de árbol frutal pintado con cal blanca.

Para evitarlo, recubre la parte inferior del tronco con cal blanca, que refleja la luz solar y minimiza la variación de temperatura. Debido a que el árbol se calentará menos durante el día, la corteza no se partirá debido a un cambio drástico de temperatura en las frías noches de invierno.

Definitivamente, las hojas deben retirarse de debajo de los árboles frutales a más tardar en diciembre, al igual que las "momias frutales", es decir, las frutas marchitas que aún están en el árbol. Las esporas de hongos persistentes y muchas otras plagas hibernan en hojas y frutas viejas y podrían empezar a propagarse inmediatamente cuando termine el frío. Para este trabajo de jardinería en invierno, retira las frutas muertas con una caña o utiliza un recogedor de manzanas y deséchalas en tu basura doméstica o en un recipiente de recogida de residuos orgánicos. No las coloques en la pila de compost, ya que las esporas pueden infectar tu compost. Esto también se aplica a las frutas caídas, las hojas secas y los restos de la cosecha de verduras. Eliminar los riesgos de infección es una buena manera de evitar trabajos paliativos más adelante.

Trabajos de jardinería en invierno: el jardín en enero

No son muchos los trabajos de jardinería que deban realizarse en enero; puedes descansar un poco. No obstante, vigila la nieve: si se acumula en plantas delicadas, pueden romperse fácilmente por el peso, por lo que debes retirar la capa blanca antes de que se asiente demasiado en las hojas o ramas. Las plantas perennes y las que tienen finos brotes ramificados tienen más riesgo de que esto ocurra, así que atento.

Ramas leñosas cortadas con las tijeras de poda Bypass STIHL PG 20

Poda de rejuvenecimiento y cortes de propagación

Puede que las plantas en enero estén inactivas, pero eso no significa que no haya nada que puedas hacer para atenderlas. Ahora es un buen momento para cortar y eliminar madera vieja, lo que favorece nuevas flores y mejores frutas: cualquier arbusto que se haya vuelto demasiado denso se puede aclarar con la motosierra en días sin heladas. Puedes rejuvenecer los arbustos de fruta blanda poco productivos, como las grosellas y grosellas espinosas, que tienen ramitas con musgo o arbustos de flores ornamentales descoloridos, con una poda intensiva. Puedes cortarlos incluso a 10 cm del suelo.

Nuestro consejo: antes de volver a podar una planta difícil de rejuvenecer, átala con una cuerda: esto significa que tendrás un paquete bonito y ordenado que desechar cuando hayas terminado.

Para la mayoría de las plantas, los trozos del grueso de un lápiz del crecimiento del año anterior pueden utilizarse inmediatamente para su propagación por esquejes de tallo. Cada corte debe tener aproximadamente la misma longitud que las tijeras de poda, y debe tener un brote (ojo) en la parte superior e inferior. Inserta los esquejes de tallo recién cortados individualmente en arena o, si tienes tierra ligera de jardín, directamente en un arriate semisombreado. Siempre debes observar la dirección del crecimiento al cortar, ya que los brotes no crecerán si se plantan al revés. Cuando veas crecer brotes, sabrás que el corte ha echado raíces.

Trabajos de jardinería en invierno: cuidar el estanque

Los tallos largos de espadañas y muchas otras plantas de zonas pantanosas mueren por completo en otoño, y deben cortarse justo antes de que empiecen a brotar de nuevo, a más tardar en primavera. Estas a menudo crecen muy lejos de la ribera, por lo que puede que no sea tan fácil cortarlas. Si puedes esperar hasta que el estanque se haya congelado lo suficientemente como para soportar tu peso, puedes realizar el trabajo fácilmente con un cortacésped o una tijera de poda en enero.

Si tienes plantas subacuáticas, asegúrate de retirar la nieve del estanque en invierno para que tengan la luz que necesitan. Barre la nieve o límpiala de la superficie congelada con un soplador. Si tienes peces, tienes que agujerear el hielo para permitir el intercambio de gases, ¡pero no hagas un agujero con el hacha! Puedes comprar inhibidores de hielo especiales para usar en invierno o hacerlo tú mismo: coloca una cacerola en la superficie congelada, llénala de agua hirviendo y espera hasta que se haya derretido un agujero. Si no quieres hacer frente al hielo, tienes a tu disposición bombas de estanque que se encargan del intercambio de gases.

I-WINTER_GARTENTIPPS-IM-003

Trabajos de jardinería en invierno: el jardín en febrero

Febrero trae consigo la anticipación de los meses más cálidos y entre tus trabajos se incluirá, por ejemplo, el cuidado de los árboles frutales. También es un buen momento para eliminar las hojas enfermas y muertas de las rosas de Navidad y para descargar los parterres. Este mes se trata principalmente de preparar las plantas para la llegada de la primavera.

Trabajos de jardinería en febrero: iniciar la siembra y el cultivo de patatas nuevas

Para empezar con buen pie con tus plantas en febrero puedes sembrar en interiores semillas de tomates y otras variedades de germinación lenta a principios de mes. Un foco luminoso o luces artificiales de cultivo pueden ayudar a esta primera etapa de los nuevos brotes y cuando quieras plantarlos en el invernadero o el jardín ya a mediados de mayo, las semillas serán plantas jóvenes fuertes.

Si encuentras semillas más viejas y no estás seguro de si vale la pena plantarlas, puedes hacer una prueba de germinación en invierno: simplemente coloca parte de la semilla sobre un paño húmedo de cocina y deja que germine. Si no sucede nada o si germinan menos de la mitad, ya no se pueden utilizar. Sin embargo, si germinan, puedes sembrar el resto del paquete en unas semanas.

Una mano con un guante negro abierto sostiene una patata nueva

Otro consejo de jardinería en invierno para el final de la estación: ahora es el momento de empezar a plantar patatas nuevas. Puedes pregerminarlas en un lugar luminoso antes de su plantación en el jardín. No obstante, asegúrate de obtener la variedad correcta de patatas, solo patatas nuevas.

La ventaja de la pregerminación de patatas nuevas es que crecerán para convertirse en plantas fuertes que soportan bien las temperaturas una vez plantadas en tierra en abril. El rendimiento de las patatas nuevas preparadas para la germinación es hasta un 20 % superior al de los tubérculos plantados directamente.

Las patatas de siembra se pueden tratar con un inhibidor de brotes que se puede retirar mediante tratamiento térmico: coloca las patatas en cajas de huevos, sumergidas hasta la mitad en tierra para macetas con los ojos hacia arriba, y mantenlas a una temperatura de 20 °C. Si se forman capullos verdes oscuros, las patatas necesitan mucha luz y temperaturas frías, de unos 10 °C. De lo contrario, los brotes se volverán largos y muy finos. Después de prepararlos para la germinación, deberán transcurrir otras 6 u 8 semanas más antes de enterrarlos en el suelo.

Trabajos de jardinería en febrero: recortar los árboles frutales

Cuando hayan caído las hojas de los árboles, es una buena idea descargar la corona. Este es un trabajo mucho más fácil en invierno porque tienes una visión clara de la estructura de las ramas. Recomendamos cortarlas a finales del invierno, aunque siempre durante un periodo sin riesgo de heladas, ya que las nuevas zonas cortadas son vulnerables. Cortar árboles frutales en esta época del año significa muchos brotes nuevos y saludables cuando los días se alargan, especialmente si los árboles de tu jardín pudieron almacenar sus reservas internas de forma óptima en la temporada anterior. Ese mismo año, solo tienes que descargar las coronas y eliminar los brotes y chupones; no te guíes demasiado por el viejo refrán de jardinería que dice que deberías poder lanzar tu sombrero a través de la corona, ya que esto solo tiene un significado figurativo. Obtén más información en nuestra detallada guía para cortar árboles frutales.

Resumen: trabajos de jardinería en invierno

  • Prepara el jardín para el invierno a partir de octubre
  • Las plantas mediterráneas y otras plantas de maceta que no sean resistentes a las heladas deben protegerse antes de la primera helada.
  • En diciembre, deberías dedicar tu tiempo de jardinería principalmente a prepararte para la época más fría del año cubriendo y protegiendo las plantas. En enero, mantén las plantas a salvo de la nieve evitando daños por acumulación de nieve y/o hielo.
  • Desde febrero, tu terraza o ventana se convierte en una guardería para empezar a sembrar semillas o germinar patatas nuevas